InfoSalud Ayudas Faura

Artículos de interés relacionados con la

– Salud

– Enfermedades

– Cuidados

– Higiene

– Etc.

FÁRMACOS EN LOS ANCIANOS

21 de Abril de 2021

El proceso normal de envejecimiento modifica la velocidad y la forma en que el organismo metaboliza los fármacos (véase Fármacos y envejecimiento), y las personas mayores tienden a tener más enfermedades y tomar varios medicamentos a la vez. Por estas razones, las personas mayores suelen ser más propensas que las jóvenes a presentar efectos secundarios o interacciones de fármacos. Son muchos los prospectos de fármacos de prescripción que especifican si las personas mayores requieren dosis diferentes, pero es raro que esta información se incluya en los prospectos de los fármacos de venta sin receta.

Muchos fármacos de venta libre pueden ser peligrosos para las personas mayores. El riesgo aumenta cuando se toma con regularidad la dosis máxima del fármaco. Por ejemplo, una persona mayor que padece artritis puede utilizar con frecuencia un analgésico o un antiinflamatorio que tenga consecuencias potencialmente graves, como una úlcera péptica sangrante. Esta úlcera supone un riesgo mortal para una persona mayor y puede aparecer sin previo aviso.

La mayoría de los antihistamínicos, como la difenhidramina, se designan como «sedantes» antihistamínicos y pueden plantear riesgos especiales en las personas mayores. Muchas de las fórmulas para aliviar el dolor durante la noche, remedios contra el resfriado y la tos, antialérgicos y somníferos contienen antihistamínicos. Estos antihistamínicos pueden causar somnolencia o fatiga, y pueden empeorar algunas enfermedades habituales entre las personas mayores, como el glaucoma de ángulo cerrado y la hipertrofia de próstata. También pueden provocar mareo o inestabilidad, y causar caídas y fracturas de huesos. Los antihistamínicos, en particular en dosis altas o en combinación con otros fármacos, pueden causar visión borrosa, aturdimiento, boca seca, dificultad para orinar, estreñimiento y confusión mental en las personas ancianas. La fexofenadina y la loratadina se consideran antihistamínicos «no sedantes», y es improbable que causen somnolencia u otros efectos secundarios.

Las personas ancianas también son más propensas a las reacciones adversas de los antiácidos. Los que contienen aluminio tienden a producir estreñimiento, y los que contienen magnesio suelen causar diarrea y deshidratación.

Durante la consulta médica, las personas mayores deben mencionar todos los fármacos de venta sin receta que estén tomando, incluyendo las vitaminas, los minerales y las hierbas medicinales. Esta información ayuda al médico a evaluar el régimen farmacológico completo y determinar si un fármaco de venta sin receta puede ser el causante de ciertos síntomas.

Fuente: www.msdmanuals.com

Categorías

¿Te ayudo con las dudas?

Si tienes cualquier consulta escríbenos, estaremos encantados de atenderte.

Avda.Ronda Rodana,1 46512 · Faura · Valencia

+34 678 622 665

carles@ayudasfaura.com

Envíanos un mensaje

6 + 3 =